Welcome to Evently

Lorem ipsum proin gravida nibh vel veali quetean sollic lorem quis bibendum nibh vel velit.

Evently

Stay Connected & Follow us

Simplemente ingrese su palabra clave y lo ayudaremos a encontrar lo que necesita.

¿Qué estás buscando?

  /  Blog   /  Política   /  El gobierno que nunca se encontró

El gobierno que nunca se encontró

Ecuador se está cayendo a pedazos un poco más cada día. Creo que nos hemos acostumbrado a estar así durante mucho tiempo, pero hay épocas en las cuales la incertidumbre te rebasa. En política hay que ser y parecer, y al actual Gobierno le ha faltado ambas. Por allá en el 2021 quedó la esperanza de un verdadero cambio, de un cambio institucional que conlleve a un proyecto de mejor Estado a largo plazo. En el pasado, quedó la confianza que más de la mitad de los ciudadanos apostaban.

En democracia, importa mucho la confianza que tiene el pueblo con sus gobernantes, esa confianza es la piedra base para poder desempeñarte como líder. Cuando las personas se dan cuenta que no les has dado la mano cuando te necesitaban, es seguro que no estarán para ti cuando lo necesiten. A día de hoy, ¿Existe esa confianza del pueblo con el Ejecutivo o el Legislativo?

Me quiebra -y quizás no sea el único- como cada mañana solo leemos sobre robos, asesinatos, negligencia, extorsión y muchas otras malas noticias que suceden cada día. Mucho se habla sobre que Ecuador está en guerra con el narcotráfico y que ese es el enemigo, no tengo dudas de aquello, pero no creo que un mensaje solucione todo ni que sea el único enemigo. Los errores también se cometen puertas adentro, cuando no eres capaz de realizar políticas públicas preventivas ante desastres naturales como lo sucedido en Alausí, lo cual me parece una barbaridad y mucho más grave que los supuestos casos de corrupción porque las autoridades fueron informadas hace meses. Incluso algo “insignificante” como desalojar a un perro que era parte de un edificio gubernamental. Es inaceptable tener tantos disparos en el pie, y es cierto que ni un Presidente ni un Ministro puede estar en todo, pero si ni tus propios funcionarios hacen lo posible por cubrirte la espalda, ¿Cómo pedirle a un pueblo herido, porque los matan cada día, que confíe en tu gestión?

Eso nos lleva a hablar de la comunicación. En este gobierno no todo ha sido malo y eso también hay que reconocer. Se han hecho grandes esfuerzos en muchas áreas como la reestructuración de muchos aparatos gubernamentales, la reducción de impuestos en áreas claves, la vacunación Covid y la creación de aproximadamente 500,000 empleos en lo que va de su gestión. El problema radica que eso no se comunica bien y también la realidad es que eso no le importa a la ciudadanía. Todo lo bueno se borra cuando te conviertes en lo que juraste destruir. Los posibles casos de corrupción, la falta de confianza en los organismos que se suponen que están para protegernos. Un gobierno debe ser cercano a la gente y para eso debe existir una buena comunicación.

Mientras escribo esto, aún no se da la votación para admitir o rechazar la solicitud del juicio político al Presidente. Si se llega a admitir, lo más probable es que veamos las últimas semanas de este gobierno, pues los votos en la Asamblea sobran. Sin embargo, ¿El juicio político es lo mejor que le puede pasar al país? No creo que la respuesta sea blanca o negra. Tengamos en cuenta que el Ejecutivo no es el único responsable, la Asamblea también da demasiada lástima. Es increíble cómo un país puede tener esa clase de representantes.

Realmente espero que no se de por el bien del país, y que sea un llamado de atención importante a las autoridades. Además, si se llega a ir Lasso queda Borrero como máximo mandatario, ¿Están seguros de querer darle ese poder a alguien que a duras penas hemos visto en los últimos 2 años? Los problemas de Ecuador no se van a resolver así de la nada; por ejemplo, los grandes índices de delincuencia también se deben a la falta de consecuencias efectivas al cometerlos. El sistema nos falla en todo.

Si se llega a dar el juicio político, creo que lo mejor es llamar a muerte cruzada. Aunque eso va a provocar un gran rechazo, especialmente de ese sector que se moviliza con violencia cada vez que quiere. Una muerte cruzada es un reinicio para todos. Cuando un equipo lleva tantos partidos perdiendo y tantos años jugándose el descenso, lo mejor es cambiar al director técnico y a la dirigencia, no queda más. Al menos de esta forma habrá 6 meses para poder dejar realmente un legado, algo positivo a recordar, y que no solo quede como el gobierno que resucitó al Socialismo del Siglo XXI que tanto daño le hizo a la institucionalidad del país.

Escribir un comentario