Welcome to Evently

Lorem ipsum proin gravida nibh vel veali quetean sollic lorem quis bibendum nibh vel velit.

Evently

Stay Connected & Follow us

Simplemente ingrese su palabra clave y lo ayudaremos a encontrar lo que necesita.

¿Qué estás buscando?

  /  Blog   /  Causas sociales   /  Inundaciones en Esmeraldas: ¿Un desastre que se podía evitar?

Inundaciones en Esmeraldas: ¿Un desastre que se podía evitar?

Las recientes inundaciones en la provincia de Esmeraldas han dejado a su paso un rastro de destrucción y sufrimiento para las comunidades afectadas. Este desastre natural ha puesto en relieve la importancia del rol del Estado y demás actores de la sociedad en el cuidado de las zonas de riesgo por desastres naturales. Además, ha subrayado la necesidad de una buena planificación para la prevención de estos eventos catastróficos, el cuidado de las familias afectadas, la implementación de soluciones efectivas y la colaboración de la sociedad civil para apoyar a los damnificados.

Ahora bien, debemos entender que es responsabilidad de las autoridades identificar y mapear las áreas de riesgo, establecer planes de contingencia, promover la educación y concienciación sobre la prevención de desastres, y coordinar las acciones de respuesta y recuperación, para que se asignen recursos adecuados y se fortalezca la capacidad institucional para hacer frente a estos desafíos. Sin embargo, en cualquier fenómeno natural o situación se debe ejecutar una planificación efectiva para la prevención de desastres.

Las inundaciones no fueron producto del Fenómeno del Niño, sino efecto directo de las intensas lluvias que ha sufrido la zona costera durante el último mes. Para esto, se deben tomar en cuenta los análisis técnicos de la Secretaría de Riesgo y otros actores de la sociedad para identificar las áreas más susceptibles a inundaciones, desbordamientos de ríos, posibles aluviones y deslizamientos de tierra. Además, es esencial establecer normativas claras que prohíban la construcción en zonas de alto riesgo y promover la adopción de medidas de construcción resilientes, incluso la implementación de sistemas de alerta temprana y planes de evacuación son fundamentales.

Por otro lado, es importante comprender que las familias afectadas no tienen una alternativa de salida de sus hogares y en muchos casos, los pobladores se han negado a salir de sus viviendas y otros intentan limpiar los escombros, salvar sus pertenencias y limpiar el lodo por su cuenta, lo que implica serios desafíos para la salud de sus familias. Por ejemplo, el acceso a agua potable, saneamiento adecuado y servicios médicos se convierte en prioridad de carácter urgente. 

La provincia de Esmeraldas necesita más que nunca soluciones integrales y a largo plazo. Es crucial invertir en infraestructuras resilientes, tales como sistemas de drenaje eficientes y muros de contención. Además, se deben implementar políticas de reforestación y conservación de ecosistemas naturales, ya que estos actúan como reguladores del ciclo hidrológico y pueden reducir la intensidad de las inundaciones. La planificación territorial adecuada y la gestión sostenible de los recursos naturales son pilares fundamentales para prevenir futuros desastres.

Uno de los errores más comunes que hemos visto con fenómenos naturales a nivel nacional es la falta de un análisis continuo de las zonas de riesgo a medida que cambian las estaciones, especialmente en la zona costera de Ecuador, donde las inundaciones y los desbordamientos de ríos son más probables. La falta de seguimiento y actualización de los mapas de riesgo puede llevar a una falta de preparación y respuesta inadecuada ante las emergencias. Es fundamental realizar evaluaciones periódicas y mantener una vigilancia constante de los patrones climáticos y los riesgos asociados.

Las inundaciones en Esmeraldas han puesto de manifiesto la necesidad urgente de fortalecer la gestión de riesgos y la prevención de desastres naturales en Ecuador. El Estado, la sociedad civil y los ciudadanos en general deben unir fuerzas para implementar medidas efectivas, promover la conciencia sobre la prevención de desastres y garantizar la seguridad y el bienestar de las comunidades afectadas. Es hora de tomar acción y construir un futuro más resiliente ante los fenómenos de la naturaleza.

 

Licenciada en Relaciones Internacionales por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

Escribir un comentario