Welcome to Evently

Lorem ipsum proin gravida nibh vel veali quetean sollic lorem quis bibendum nibh vel velit.

Evently

Stay Connected & Follow us

Simplemente ingrese su palabra clave y lo ayudaremos a encontrar lo que necesita.

¿Qué estás buscando?

  /  Blog   /  Causas sociales   /  Migración en Ecuador: Una reflexión sobre los caminos y retos

Migración en Ecuador: Una reflexión sobre los caminos y retos

La migración ecuatoriana se ha convertido en un asunto de creciente relevancia en los últimos años, suscitando preocupaciones tanto a nivel nacional como internacional. Durante el último año, el país ha presenciado un notable incremento en la salida de sus ciudadanos, lo que pone de manifiesto la magnitud de este fenómeno. Las cifras oficiales de migración señalan que más de 60,000 ecuatorianos han abandonado el país en búsqueda de un futuro mejor, arriesgando sus vidas en travesías peligrosas y en muchos casos, sin perspectivas de regreso.

Las motivaciones que impulsan a los ecuatorianos a dejar el país son multifacéticas y profundamente arraigadas en desafíos económicos, políticos y sociales. La crisis económica que ha afectado al país en los últimos años ha generado una falta de oportunidades laborales y una inseguridad financiera, forzando a muchos ecuatorianos a tomar la difícil decisión de buscar un futuro más prometedor en tierras extranjeras. La inestabilidad política y social, la corrupción gubernamental y la inseguridad también han contribuido a que muchos ciudadanos tomen la decisión de migrar como un último recurso.

La ruta migratoria más común que siguen los ecuatorianos que buscan salir de su país comienza con un viaje hacia Tulcán, ubicada en la provincia de Carchi. Desde allí, cruzan el Puente de Rumichaca para ingresar a Colombia. Posteriormente, viajan en bus para llegar a la frontera con Panamá y a partir de ese punto, su viaje incluye una arriesgada travesía a través de la selva del Darién, una región conocida por sus condiciones climáticas extremas y la presencia de grupos armados y bandas narco criminales.

No obstante, este viaje no es gratuito ni exento de peligros. Los migrantes afrontan costos significativos, que en promedio oscilan entre $5,000 y $8,000, para financiar su travesía, incluyendo gastos de transporte, alojamiento y alimentación. Muchos migrantes se ven forzados a adquirir deudas considerables para financiar su travesía, lo que a menudo perpetúa el ciclo de la vulnerabilidad económica en el que se encuentran, incluidos sus familiares. Sin embargo, los ecuatorianos han tenido que adaptar sus rutas migratorias debido a las restricciones cambiantes. México impuso el requisito de visa para los ecuatorianos en septiembre de 2021, lo que llevó a un cambio en la dinámica de migración como otra de las rutas migratorias. Como consecuencia de esta visa, la atención se ha centrado en Nicaragua y El Salvador como rutas aéreas hacia Estados Unidos.

Este nuevo enfoque en las rutas aéreas refleja un cambio en la estrategia de migración de los ecuatorianos, adaptándose a las condiciones y restricciones cambiantes en el camino hacia Estados Unidos. A medida que la migración continúa siendo un fenómeno global, es fundamental comprender las complejidades de este proceso y considerar las implicaciones tanto para los migrantes como para los países de origen y destino. Por otro lado, los derechos humanos de los migrantes son violados en múltiples niveles a lo largo de esta travesía. Durante una migración irregular, las personas se encuentran expuestos a la explotación laboral, trata de personas y falta de acceso a servicios básicos. Incluso, los niños, niñas y adolescentes migrantes son particularmente más vulnerables, enfrentando la posibilidad de sufrir abusos y de ser separados de sus familias.

A pesar de la valentía y determinación de aquellos que se aventuran en esta travesía, es esencial abordar las causas fundamentales de la migración de manera  integral y solidaria, centrada en la protección de los derechos humanos y la promoción de soluciones sostenibles a nivel nacional e internacional. Ecuador debe trabajar incansablemente para crear oportunidades y mejorar las condiciones en su territorio, de manera que sus ciudadanos encuentren un futuro promisorio sin necesidad de dejar sus hogares y recordando que los derechos de los migrantes son derechos humanos.

 

Licenciada en Relaciones Internacionales por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

Escribir un comentario