Welcome to Evently

Lorem ipsum proin gravida nibh vel veali quetean sollic lorem quis bibendum nibh vel velit.

Evently

Stay Connected & Follow us

Simplemente ingrese su palabra clave y lo ayudaremos a encontrar lo que necesita.

¿Qué estás buscando?

  /  Blog   /  Economía   /  Una economía que necesita salvarse

Una economía que necesita salvarse

Ecuador está hundido en un pozo. Llevamos caídos unos 7 años por lo menos y seguramente seguiremos estancados un tiempo más. La historia ya la sabemos. Un gobierno amante del derroche y la demagogia hipotecó todo el dinero de los ecuatorianos y quebró al Estado. Está prohibido olvidar eso. No obstante, el pasado queda atrás y se debe poner mucha atención a las soluciones del futuro.
El gobierno de Lenîn Moreno se enfocó principalmente en administrar medicamentos a un paciente moribundo para no dejarlo fallecer. Estos últimos cuatro años sobrevivimos, y solo eso. Pero, Ecuador necesita más. No podemos seguir en coma. Hoy la pandemia ha agravado nuestra situación económica. Para septiembre del 2020 sólo el 32.1% de la población contaba con un empleo pleno; esto quiere decir que hay aproximadamente 5 millones de ecuatorianos trabajando en la informalidad o desempleados. Esta cifra es alarmante, hablamos de miles de familias ecuatorianas que no encuentran estabilidad.

Lamentablemente esta crisis no solo es de empleo. Ecuador está endeudado esta vida y la otra. También hemos visto casos de atraso en el desembolso de pagos a gobiernos locales. Y, además, tenemos un Instituto de Seguridad Social que está al borde de la quiebra porque no hay dinero. Se engordó mucho a un Estado que ahora es imposible pagarlo. Es cierto, debemos recortar considerablemente el presupuesto estatal, pero me temo que eso no vaya a ser suficiente.

Todo este diagnóstico debe darnos una idea sobre el escabroso terreno en el que nos encontramos a miras de las elecciones. Miles de familias ecuatorianas necesitan una oportunidad para salir adelante. Ya no se trata de ideologías o de inventar recetas mágicas, se trata de hacer lo que se debe para encontrar la ruta del crecimiento económico. Ecuador necesita apertura comercial, es tiempo de buscar Tratados de Libre Comercio; además, de ingresar a la Alianza del Pacífico. También hay que recortar mucho gasto público improductivo, y eliminar impuestos y aranceles. Por ejemplo, se puede eliminar el ISD y el ICE a varios productos, ya es hora de aliviar la soga económica que existe sobre la clase media. Además, hay que concentrarse es buscar incentivos para que el sector privado y público puedan trabajar juntos para brindar servicios de calidad en temas de salud o educación.

Otro tema pendiente que tiene el país es poder potenciar su sector financiero. Tenemos el dólar y eso deberíamos aprovecharlo al máximo tal como lo hace nuestro vecino Panamá. Que Ecuador se abra al mercado financiero internacional y que las bancas ecuatorianas compitan para mejorar sus tasas de créditos. Y, sobre todo, hay que generar confianza institucional para atraer inversión. Sin inversión no hay empleo, es así de sencillo. Por mucho tiempo Ecuador dio señales de ser un país inestable y ser enemigo del comercio abierto, pero ya es tiempo de un cambio. Necesitamos crear empleos, no importa si son 1 o 2 millones, pero es urgente sacar de ese bache a las familias.

No me interesa decirles qué candidato tiene la mejor propuesta porque, a lo largo de la historia, hemos visto como muchos han decepcionado en la práctica. Lo que sí quiero es transmitirles la grave situación en la que estamos y reconocer cuáles son las claves a las que debemos apuntar para salir de esta crisis. Busquemos hacer lo que funciona, no por el bien de un gobierno, sino por el bien de millones de ecuatorianos.

Escribir un comentario