Welcome to Evently

Lorem ipsum proin gravida nibh vel veali quetean sollic lorem quis bibendum nibh vel velit.

Evently

Stay Connected & Follow us

Simplemente ingrese su palabra clave y lo ayudaremos a encontrar lo que necesita.

¿Qué estás buscando?

  /  Blog   /  Política   /  Ciudadanos más que votantes

Ciudadanos más que votantes

Una vez más, Ecuador se encuentra en medio de elecciones. Y las quejas de la ciudadanía respecto a no sentirse representada por los candidatos, tanto presidenciales como asambleístas, son cada vez más frecuentes. Ahora que las candidaturas ya están en firme y no hay nada que se pueda hacer para cambiar de candidatos; la pregunta que surge es: ¿Qué podemos hacer desde nuestro rol ciudadano para subir el nivel de propuestas y planes que ofrecen los actuales candidatos a la presidencia?

Para responder a esta pregunta hay que comprender que el rol del ciudadano en nuestro país se ha limitado a votar cada cuatro años en elecciones o en algún referéndum que las autoridades de turno consideren pertinente. Y esta limitación ha generado una sensación de desconexión entre el ciudadano y las decisiones del país, lo que nos está llevando a cada vez menos participación y a una menor confianza en las instituciones del Estado. Por lo tanto, en las próximas elecciones, el papel del ciudadano debe cambiar. No podemos seguir limitando nuestro rol al de un votante; nuestro papel debe ser el de un ciudadano activo que participa durante todo el proceso. Pero, ¿cómo podemos participar de un proceso, si ningún candidato/partido nos convence?

La respuesta a esta pregunta, no es necesariamente participar de un movimiento o hacer campaña por «el mal menor»; si no convertirnos en voces activas en el diálogo político, expresando nuestras opiniones, dudas, críticas y exigencias con respecto a los candidatos y sus propuestas; tanto a ellos como nuestros pares ciudadanos. Pero esto, no puede quedarse en una opinión, debe traducirse a la práctica en un voto. Si los políticos viesen una ciudadanía que no estuviese dispuesta a votar por candidatos que no presentan un plan de gobierno; si se encontrasen una ciudadanía crítica a sus propuestas; una ciudadanía que cuando toma el micrófono en lugar de elogiar, se mostrase cuestionadora; tendríamos políticos que tendrían que prepararse para crear espacios en los cuales responder esas dudas. 

El problema ahora, es conseguir esa ciudadanía. Pero para eso estamos nosotros, los que estamos convencidos que se puede exigir a los políticos, debemos ser los primeros en hacerlo y para eso existen múltiples herramientas, desde las redes sociales hasta una simple conversación con un amigo de trabajo. Aunque la mayoría no lo considere, la opinión de cada ciudadano es una herramienta poderosa que puede moldear el discurso público y establecer las expectativas para los candidatos. Al expresar nuestras opiniones, los ciudadanos no solo podemos influir en las decisiones políticas, sino que también podemos convencer a otros de la importancia de exigir más a los candidatos. Alimentando así un círculo virtuoso que debilite la mediocridad imperante en nuestro sistema político. Pero esto no solo se trata de exigir más a los candidatos, sino también a los partidos.

Los partidos políticos tienen un papel crucial que desempeñar. Deben funcionar como organizaciones enfocadas en hacer política incluso cuando no están en el poder, en lugar de ser simplemente plataformas para la búsqueda del poder. Esto implica que los ciudadanos debemos dejar de votar por partidos solo porque en esa ocasión lograron respaldar a un buen candidato. Sino por partidos que formen candidatos desde sus bases y que garanticen ser semilleros de figuras políticas con objetivos claros, pero sobre todo con el conocimiento del sector público necesario. Así mismo, debemos exigir mecanismos de rendición de cuentas y castigar con nuestra crítica frontal a las figuras que representen a partidos que no cuenten con estos mecanismos. Sólo así, se podrá lograr un cambio en el sistema político ecuatoriano.

Comentarios
  • Luis Antonio Espinoza Vera
    10 meses ago

    Hay que educar al votante, educarlo en casa, en la escuela, en el colegio, en la universidad, en los trabajos, etc. ¿Cuándo has visto que el ente regulador que es el CNE ha colocado una cuña en radio o TV o ha visitado escuelas, colegios, universidades, trabajos y ha presentado una campaña para que el votante aprenda a votar? No les interesa, están a expensas de continuar pegados a la teta y aparecen cada cuatro años a meterle mano a las arcas del Estado. El país debe de cambiar desde la mentalidad y actitud de su gente. El país debe aprender a vivir sin migajas, sin limosna y eso se consigue a través de la educación de calidad.

Escribir un comentario